Compartir

Cerrar

SEÑALES DE ADVERTENCIA DE OBESIDAD INFANTIL

 

Como padre o madre, puedes hacer algo para detener la obesidad antes de que se manifieste.

Los estudios demuestran que casi el 50% de los padres de niños con sobrepeso ni siquiera se dan cuenta de que su hijo tiene un problema con el peso. Es importante poder identificar la diferencia entre unas pocas libras de más debido a fluctuaciones del desarrollo y un problema de salud más grave. Según las investigaciones, existen ocho señales de advertencia que indican un riesgo mayor de obesidad infantil.

En tu calidad de padre o madre, te encuentras en el mejor lugar para

influir en tus hijos e instarles a llevar

vidas más saludables.

  1. Obesidad en los Padres. Si uno de los padres del niño es obeso, existen muchas más posibilidades de que el niño sea obeso a los siete años. El riesgo de obesidad se duplica si ambos padres son obesos.
  2. Mayor Peso al Nacer. Los niños que nacen con mayor peso tienen más posibilidades de formar parte del 17% de niños estadounidenses que sufren de obesidad.
  3. Demasiada Televisión. Es importante enfocarse en mejorar la salud en general y no solo en la pérdida de peso. Fomenta un estilo de vida saludable en general para ti y tu familia.
  4. Pocas Horas de Sueño. Un estudio de la Universidad de Illinois sostiene que el sueño inapropiado es un factor importante para la obesidad infantil.
  5. Mucho Peso a una Edad Temprana. Al igual que un peso mayor durante la adolescencia incrementa las posibilidades de sufrir obesidad de adulto, una talla más grande de lo normal durante los primeros años aumenta el riesgo de obesidad infantil.
  6. Rápido Aumento de Peso. Los niños que suben de peso rápidamente durante el primer año de vida tienen un riesgo mayor de padecer obesidad infantil.
  7. Incremento Repentino del Crecimiento. Un niño que experimenta un rápido crecimiento entre el nacimiento y los dos años tiene más posibilidades de sufrir obesidad infantil.
  8. Desarrollo Temprano de Grasa Corporal. Por lo general, la grasa corporal aumenta alrededor de los 5 o 6 años, pero si un niño desarrolla grasa corporal antes de esa edad, existe un riesgo mayor de obesidad infantil.

Si estás al tanto de los riesgos de sufrir obesidad, puedes hacer un esfuerzo para ayudar a evitarla. Como padres, ustedes se encuentran en el mejor lugar para influir en sus hijos e instarles a llevar vidas más saludables.