Compartir

Cerrar

Cómo Prevenir la Obesidad Infantil

 

Uno de cada cinco niños de este país es obeso.

La obesidad infantil se produce cuando un niño tiene un peso considerablemente mayor que el normal para su edad y altura. Es importante saber lo que los padres pueden hacer para evitar este alarmante problema de peso antes de que sea muy tarde.

Si el peso resulta una lucha para toda la familia,  

asegúrate de que toda la familia esté tomando medidas 

para hacer un cambio.

  • Haz lo que yo hago, no lo lo que yo digo. El ser buen padre o madre implica dar un buen ejemplo, especialmente cuando se trata de los hábitos de alimentación y ejercicio. Si tu hijo ve que disfrutas de hacer ejercicio o de comer adecuadamente, es más probable que te acompañe. Si el peso resulta una lucha para toda la familia, asegúrate de que toda la familia esté tomando medidas para hacer un cambio.
  • ¿Qué pasa, doctor? Es fundamental que lleves a tus hijos al médico una vez al año para realizar chequeos de bienestar. Se medirá su altura, peso e IMC (índice de masa corporal), de esta manera puedes hacer un seguimiento año a año de los cambios y recibir consejos del pediatra.
  • Piensa de manera saludable. Es importante enfocarse en mejorar la salud en general y no solo en la pérdida de peso. Fomenta un estilo de vida saludable en general para ti y tu familia.
  • La paciencia es una virtud. Algunas veces, los niños simplemente dejan de ser obesos. No verás los cambios de la noche a la mañana. Una perspectiva general del paciente también puede aliviar las sensaciones negativas que tu hijo tenga como consecuencia del sobrepeso.
  • Anótalo. Arma un cronograma saludable con las comidas de tu familia, incluyendo los refrigerios. Asegúrate de que en el refrigerador y la alacena haya una gran variedad de opciones de alimentos saludables para todos. Cuanto más te ajustes a una rutina de alimentación saludable, más duradero será el hábito.
  • La familia que come junta… Involucra a toda la familia a la hora de comer sano y hacer ejercicio. Diferenciar a los niños que sufren de sobrepeso puede contribuir a desarrollar hábitos no saludables que surgen a partir de la baja autoestima. Planifica actividades físicas divertidas para todos, como natación o paseos grupales en bicicleta.

Es fundamental que los padres asuman la responsabilidad de la salud y el bienestar de sus hijos. Y mientras más rápido tus hijos adopten hábitos saludables, mejor estarán a largo plazo.