Somos Lo Que Comemos

Mitos comunes sobre los alimentos.

El control de las porciones puede marcar una gran diferencia; de hecho, un estudio demostró que el 38% de las personas que controlaron sus porciones durante dos años perdieron el 5% o más de su peso corporal.

¿El agua puede ayudarte a adelgazar con mayor rapidez? ¿Deberías evitar el café por completo? Conoce la verdad acerca de estos mitos comunes sobre los alimentos.

No es una novedad que la buena alimentación es una de las condiciones fundamentales para llevar un estilo de vida saludable. El control de las porciones puede marcar una gran diferencia; de hecho, un estudio demostró que el 38% de las personas que controlaron sus porciones durante dos años perdieron el 5% o más de su peso corporal. No tienes que pasar hambre. Tan solo sigue estos consejos para asegurarte de consumir las porciones del tamaño adecuado de diferentes alimentos:

Encuentra un equilibrio entre pasar hambre y comer en exceso. Planifica al menos tres comidas y un refrigerio al día, e intenta no pasar más de cinco horas sin comer algo.

Conoce las raciones recomendadas y la cantidad de calorías. Por ejemplo, un huevo tiene la misma cantidad de calorías que media taza de frijoles horneados (110) y equivale a una ración recomendada de proteína. ¡Planifica con anticipación y elige bien tus alimentos!

Si comes fuera, recuerda que los restaurantes sirven platillos que superan las porciones recomendadas para una sola persona. Comparte las entradas abundantes con un amigo o separa la mitad para llevar a casa antes de empezar a comer.

Sirve la comida en platos en vez de colocar una fuente en la mesa. De esa forma, podrás evitar servirte por segunda y tercera vez después de haberte saciado.

No comas directamente del paquete. Cuanto más grande sea el envase, más tenderás a comer. Retira una sola porción y guarda el resto para otro momento.

Los refrigerios no son tus enemigos. No te preocupes por arruinar la cena y toma un refrigerio saludable, como por ejemplo una fruta, si sientes hambre antes de tu próxima comida. Esto te ayudará a evitar comer en exceso cuando te sientes a almorzar o cenar.

Conoce la diferencia entre ración recomendada y tamaño de porción. Si una bolsa de papas fritas contiene dos raciones, entonces come solo la mitad o asegúrate de duplicar las cantidades de calorías, grasas y carbohidratos que figuran en la sección de información nutricional al hacer el recuento diario.


Lo más importante que puedes hacer es ser consciente de lo que comes. Planifica tus comidas, come despacio, y controlar tus porciones será... (un poco de) pan comido.